Semillas Feminizadas

 

Aunque el proceso de feminización de semillas de marihuana se conoce desde los años 70, no fue hasta el año 1998 que Dutch Passion empezó sus estudios con semillas feminizadas comerciales. Desde entonces, numerosos bancos de semillas de cannabis feminizadas ofrecen una amplia gama de genéticas de todo el mundo.

 

El proceso de conseguir variedades de marihuana feminizadas empieza obteniendo plantas hembras puras. Las hembras puras se pueden distinguir porque no muestran su hermafroditismo aunque se les someta a estrés cambiando radicalmente las horas de luz.

 

El segundo paso en el proceso de feminización es conseguir que la hembra pura se reproduzca consigo mismo. A pesar de que las hembras puras no tienen flores masculinas, éstas se pueden conseguir utilizando algunas hormonas vegetales o algún tipo de sales.

 

En un periodo relativamente corto de tiempo, han salido gran cantidad de variedades feminizadas que garantizan que la mayoría de semillas produzcan plantas hembra.

Semillas Feminizadas

Semillas Feminizadas